86 años no es nada si todavía puedes follar en un parque público

502
Share
Copy the link

La vitalidad se mide por las cosas que puedes hacer comparada con tu edad. Básicamente si puedes subir el Everest, no importa qué edad tengas porque serás un joven. O bien, 86 años no es nada para una vieja rubia si todavía puede follar en un parque público a pleno día. Se puede decir que esta anciana todavía está en su tercera juventud porque ella no perdona una polla disponible. Rápidamente se la mete dentro del coño sin importarle que tenga dueño o que sea un hombre casado, su coño quiere follar y es lo único que a ella le interesa.