A su hermanita de 18 años le gusta jugar con su polla

6
Share
Copy the link

Una consola y en el patio hay una especie de parque de esos que se arman muy rápido y que no son peligroso para los chicos. Mucho dinero les ha costado a sus padres para que sus hijos estén entretenidos. Ellos, por experiencia propia, entienden que el ocio no trae nada bueno, de entenderlo antes, no tendrían hijos. Pero lo que tampoco saben aún es que la jovencita es una zorrita. Y el perjudicado es el chaval, ya que él es quien tiene que soportar que su hermanita de 18 le gusta jugar con su polla y hacerle mamada. No quiere que eso pase pero no lo puede evitar.