Agente inmobiliaria encuentra a un okupa en una casa

170

A punto de que llegaran unos potenciales compradores para ver la casa, esta agente inmobiliaria se llevó una buena sorpresa al encontrar un condón usando en el suelo. Pensó que quizá habría entrado alguna parejita para poder echar un polvo, y los guarros no habían limpiado; ah, pero es que resulta que aún estaba allí. El descarado seguía en la cama durmiendo tras el maratón de sexo, y no era ningún chaval, sino un hombre hecho y derecho. Y tan derecho, que aún tenía la polla dura, y buena tranca que tenía el cabrón. Como de todas formas tenía que despertarlo y echarlo, la rubia tetona decidió aprovechar aquel rabo tan dispuesto, y no dudó en metérselo en el coño y hacerle una cabalgada.