Ama de casa cachonda se masturba en la cocina

187
Share
Copy the link

Para una madura caliente nunca es mal momento para provocarse un orgasmo, aunque esté en plenas labores domésticas y ocupada con el almuerzo. La casada peluda se siente sola y mal atendida, muy mal follada por un marido que casi nunca está en casa y que no entiende cómo siempre puede querer sexo. Así que se ha hecho casi una experta en masturbaciones, no le ha quedado más remedio; ahora puede correrse a cualquier hora y en cualquier lugar gracias a sus hábiles dedos. Y es que eso de estar sobre la encimera de la cocina con las bragas apartadas y el coño al aire ya la pone a punto de caramelo para el clímax.