Buenos días papi, ya es hora de levantarse…

1193
Compartir
Copiar enlace

Imposible resistirse a esta forma de despertar que le ha dado su hija postiza, sabiendo que la madre no estaba en casa. Sin pudor ha entrado en el dormitorio marital, y allí ha querido agarrarle la polla a su padrastro, que había despertado antes que él. Como si la hubiera sentido, ya estaba dura cuando la chica caliente le echó mano; eso la puso más cachonda aún, echándose mano a su coño peludo para masturbarse, mientras su padrastro la miraba alucinado sin saber qué hacer. Porque sí, tenía claro que iban a follar, pero ese show sexual en vivo lo tenía atado a la cama sin poder moverse; cuando lo hizo, fue para joder a esta zorra con todas sus fuerzas.