Cariño, tú lo que quieres es que te la meta por detrás

1888
Compartir
Copiar enlace

Que la puta de su novia era una chica caliente y muy fresca ya lo tenía claro su novio; lo que le extrañó era que lo recibiera tan vestida para desayunar juntos. Sabía que sus padres no estaban en casa, y esperaba una comida de coño y una corrida xxx en vez de café y tostadas; y encima, su chica andaba totalmente cubierta con mallas y sudaderas. Pero no tardó en darse cuenta de que eso era una estategia de la guarra jovencita para ponerlo caliente. Las mallas se transparentaban, y ella no dejaba de agacharse con el culo en pompa para que él pudiera disfrutar de su trasero y ver que no llevaba bragas. Vamos, que iba pidiendo guerra a gritos, lo que equivalía a una follada bestial.