Chúpala bien, zorra, aunque te atragantes

396
Compartir
Copiar enlace

Con solo ver el tamaño que pillaba esa polla negra en su boca, la sexy morena supo que metérsela en el coño iba a ser una odisea. Pero no tenía miedo, de hecho la excitaba. Y se esmero en esa felación hasta tener esa verga gorda y dura, lista para la penetración. Pero el negro era ambicioso, no se conformaba con el coño caliente de la zorra; también quería su culo, por qué no. Fue doloroso, no lo va a negar, pero qué gusto sentir esa tranca haciéndose sitio en su estrecho ojete. Ser sodomizada por este negraco fue una gozada, y se lo recompensó tragándose toda su leche.