De día le da al fitness, y de noche al anal

783
Share
Copy the link

Cuando ven salir del gimnasio a esta preciosa rubia, muy pocos pueden imaginar que en pocos minutos va a estar colgada del techo, con una enorme polla en el culo. Bueno, en realidad todos sus compañeros de fitness desearían estar en esa situación; pero no es con ellos con quienes al final acaba con el culo destrozado. Es un nuevo novio que se ha echado, que la ha convertido en una adicta al sexo bondage, mientras él le rompe el ojete a gusto, convirtiéndola en su perra caliente. Y como si lo fuera en realidad, hace que lama su semen de un plato en el suelo, tras haberle comido la polla a tope.