en cuanto llego del curro, a follar

260
Compartir
Copiar enlace

Después de una larga y dura jornada laboral no hay nada más placentero que llegar a casa y que tu mujer te reciba más cachonda que una perra en celo. Con ella no hace falta casi ni hablar y lo único que quiere es que le metas tu caliente polla sin demora, como símbolo de agradecimiento a su estupenda bienvenida al hogar.