Esposa despechada se lía con su vecino

2736
Compartir
Copiar enlace

Lo peor que puedes hacer si no quieres ser un marido cornudo es convertirte en un adicto al trabajo. Por muy comprensiva que sea tu mujer, al final acaba harta de la falta de atención y, por qué no decirle, de falta de sexo. Y más si ella es una madurita caliente como esta casada, que harta de esperar a su esposo con la lencería puesta para seducirle, decide darle una lección. Ni corta ni perezosa, invita a su vecino a su casa, esperándolo con la ropa interior sexy que había preparado para su marido; y por supuesto, el polvo infiel que le pegaron le supo a venganza pura.