Esta chica inventa las mamadas de autor

466
Share
Copy the link

Si esta chica amateur fuera un chef, seguro que en este momento se habría ganado una estrella Michelín. Porque lo mismo que otros experimentaban con los sabores inventando recetas imposibles e imaginativas, ella usó ese don para hacer que el sexo oral fuera diferente. Su novio la miraba con desconfianza, la verdad, mientras la veía coger una naranja de la cocina y conducirlo hasta la cama. Entonces, vio cómo le hacía un agujero a una de las mitades, y metía su polla en él, acercándola a la boca. Alucinaba vio cómo la guarra latina se la metía hasta el fondo, saboreando su sabor dulce y amargo a la vez, una auténtica fusión que acabó explotando en su lengua. Y, al poco, fue él quien ayudó a la mezcla con su corrida de semen.