Fue infiel por culpa de su cuñada pelirroja

2256
Compartir
Copiar enlace

Ya sabía yo que no debía quedarme a solas con la hermana de mi novia aquel día de verano. Pero hacía calor, ella me invitó a la piscina mientras llegaba su hermana, y en principio no vi nada malo en ello. Cierto que a veces mi cuñada me hacía sentirme incómodo porque se me insinuaba descaradamente; pero no parecía ese el caso, así que nos fuimos a las tumbonas y nos tomamos unos cócteles. Craso error, porque la muy zorra lo tenía todo pensado: copas, una chica en bañador, un poco de contoneo, y el calor de aquella tarde. Todo se juntó para que acabara mirando a aquella sexy pelirroja con ojos de deseo; y me di por vencido, nos fuimos a la cama, y me follé a mi cuñada.