Gordita muy caliente gozando una follada a cuatro patas

10
Share
Copy the link

Su marido trabaja mucho, él cree que un hombre debe ser un proveedor y además llegar siempre listo para la acción a su casa. Su mujer, también chapada a la antigua, no está interesada en poses de belleza, solo espera de un macho lo más salvaje que pueda ser, sentir su fuerza que aumente su virilidad y que ella pueda estar todas las noches gozando una follada a cuatro patas como una perra. Es una gordita muy caliente y tener una polla dentro de su coño en la posición más antigua que existe, la hace sentir una zorra pura y salvaje. Eso es lo que la hace feliz y es lo que su marido le da todos los días.