La masajista no se resiste a su gran polla negra

4449
Compartir
Copiar enlace

El trabajo es algo que tienes que hacer par aganarte la vida, no te tiene que gustar y si piensas eso, eres un flojo resentido que quiere que todo se lo regalen. Pero esta jovencita entiende que sus zapatos y sus bolsos, tienen un costo y alguien lo tiene que pagar, pero eso no quiere decir que algunas veces no te puedas divertir en el trabajo. Porque ese día que ese negro entro para que ella le diera un masaje, la masajista no se puede resistir a su gran polla negra y luego de tomarla con sus manos, termina haciéndole una mamada y haciendo que le dé una follada en su coño.