Lleno total con dos pollas en su interior

334
Compartir
Copiar enlace

No es de extrañar que a esta zorra solo le de la vida para gemir y casi llorar de tanto placer, sin poder moverse siquiera. Y cómo hacerlo, si está empalada por el coño y por el culo por dos pollas enormes en esta penetración por partida doble. Seguro que si se concentra puede sentir esos rabos rozando su garganta; lo que tampoco es de extrañar, pues se ha hartado de comer polla durante un buen rato. Pero eso solo era el principio para que sus agujeros bajos se prepararan para el asalto, aunque no por eso deja de correrse a chorro cuando uno de los maromos la masturba.