Soñando con meter la polla entre esas tetas

283
Share
Copy the link

Puede que uno ya no tenga edad de andar obsesionado por unos pechos, cuando se es un hombre maduro y casado. Este tío sabe que debería tener más resistencia a los encantos de su mujer, el mayor de ellos dos pedazos de tetas como carretas. Pero ¿a quién quiere engañar? Sigue bebiendo los vientos por ellas, al fin y al cabo la dueña es su esposa, y sería tonto no disfrutar de ello tanto poco pueda. Y es que en cuanto su esposa milf de talla 120 se acerca a él, solo piensa en meter la chorra en su canalillo, menudas pajas cubanas ha disfrutado de esa manera. Y bueno, su coño caliente y su boca ansiosa tampoco son moco de pavo…

Comments