Tarde de sexo interracial con la vecina jovencita

446
Compartir
Copiar enlace

La manía de su vecinita de tomar el sol desnuda tenía cachondo perdido a este tío, que como cada día sabía lo que se iba a encontrar a llegar a casa. Pero esta vez no pudo pasar e hacer como si nada, porque realmente la polla le iba a explotar de dura que la tenía. Necesitaba meterla en el coño caliente de esta negra descarada, y hoy iba a ser el día. Así que le siguió el juego, y se tumbó junto a ella para tomar el sol. Entonces la chica no tardó ni dos segundos en lanzarse sobre su miembro para comérselo con ganas; y al poco, ya estaba montada en su verga cabalgando como una posesa.