Tío, yo me follo a tu novia y tú a la mía

189

Entre los dos amigos alquilaron una habitación de hotel con chillout, un ambiente romántico y sensual para sorprender a sus dos novias… y eso era solo el principio. Tenían un trato secreto, y es que aquello iba a convertirse en un cuarteto swinger, ya que tenían la idea de hacer un intercambio de parejas. Por supuesto, las chicas no sabían nada, querían sorprenderlas y así intentar que en pleno calentón sexual no se echaran para atrás. Como ha habían follado antes en grupo, viéndose una pareja a la otra, a las chicas desnudas no les extrañó hacerlo una vez más en la enorme cama de la terraza. Estaban tan cachondas que casi no se percataron de que, en un momento dado, la polla que las follaba no era la de su novio, sino la del otro. Y cuando penetraron sus culos, ahí sí que ya no les importó nada más.