Tuvieron que aliviar a su mujer entre dos

340
Compartir
Copiar enlace

Tener una esposa viciosa es el sueño dorado de cualquier marido que ya lleva un tiempo casado. Ahora bien, de ahí a que la parienta sea una madura ninfómana, va mucho, y no siempre es todo positivo. Por de pronto, este tío tuvo que llamar a un colega para poder follar en confianza; y es que su esposa le decía que no se quedaba a gusto con sus polvos, y la dejaba a medias. Al final, tuvo que echar mano de la polla de su amiga, y hacer que la penetrara a la vez que la suya, para que esta cerda xxx pudiera por fin tener un orgasmo.