Una madurita tetona que siempre tiene ganas de follar

129
Compartir
Copiar enlace

Las conversaciones con su marido empiezan siempre de una forma y termina igual. Parece que es algo que se puede llamar rutinario, pero por alguna razón su marido no está aburrido y parece que nunca lo estará. Ella siempre empieza quejando por algo y luego su esposo admite la culpa, pide disculpas y luego tiene que compensarla con una follada. Pero la madurita tetona siempre tiene ganas de follar y este teatro lo hace muchas veces al día. Así que son muchas horas metiéndole la polla en el coño, pero la zorra hace buenas mamadas y siempre se la pone dura rápido.