Vieja ardiente cabalgando la polla de un chaval

168
Share
Copy the link

Su hijo decidió que no quería saber más nada de ella al enterarse de la verdad. Parece que la sociedad, esa misma que le dice que debe amar a su madre sin importar nada, también le dice que una mujer no puede ser una puta, sin ser juzgada por los demás. Entonces la dejo que ella viviera su vida como quería y ahora la vieja ardiente se la pasa todos los días cabalgando la polla de un chaval más joven que ella. Él no tiene problemas con lo que ella es porque es de los que más disfruta las habilidades de su coño, entonces solo disfruta y saca su polla para que ella se dé gusto.