Vieja infiel montando a su amante jovencito

189
Compartir
Copiar enlace

Su marido despierta temprano y toma el desayuno mientras su café caliente humea por toda la cocina. Habilidosamente lee las noticias mientras toma las llaves del coche para irse a trabajar. Mientras su mujer duerme placida esperando que suene la puerta de la sala como señal de estar sola. Ahí entra su amante jovencito porque ella es una vieja infiel, la zorra mete a un chaval que todos los días la pone a chuparle la polla y luego ella pasa toda la mañana montando su polla. Ella adora estar arriba pero lo mejor es que él también adora el coño de la señora.