Y todas enloquecieron cuando llegó el stripper

880
Compartir
Copiar enlace

Espero que la gorda tetona que se está revolcando entre la espuma de esa piscina con el stripper negro no sea la novia de esta despedida de soltera. Aunque seguro que no es la primera futura esposa que le dedica a su marido un par de cuernos en su despedida de soltera, no por eso deja de ser un palo. Pero es que las chicas borrachas ya iban bastante calentitas antes de que apareciera el stripper; cuando llegó este negro cachas se desató la locura, y más cuando al fin se quitó el taparrabos. Esa polla enorme fue la causa de que todas quisieran acabar restregándose por él; a ver si con suerte acaba colándola en alguno de sus coños calientes.