El vino hace que quiera tener una polla metida en el culo

235

Su marido no está en casa y ahora ella está libre de hacer lo que quiera en una casa con piscina y mucho vino. Llama a su amante y empieza a tomar unas copas, eso la pone muy caliente y con ganas de tener una polla metida en el culo. Su macho lo sabe y por eso llega listo para que ella se la chupe, luego le da una follada por el coño para calentar y lubricar, luego viene la clavada anal. En todas las posiciones y como si hicieran acrobacias. Le abrió el ojete bien grande y no paraba de metérselo, ella no quería que se la sacaran y quería seguir follando con su hombre todo el día.