Follando por fin con su vecina jovencita

6075

Dos años después de mudarse la belleza de lentes y sonrisa de zorra, acepta ir a su casa a conversar un rato, el momento perfecto para que este chaval le mostrara su polla larga y enorme. Así que solo tenía que hacer su movimiento y podía ese día terminar follando con su vecina. Pero esta jovencita ocultaba un secreto, ella quería también follarse a este tío y por eso se apareció en su casa pidiendo azúcar. La excusa perfecta para un buen polvo, nunca en la historia de la humanidad ha fallado y ella es tan inteligente como para saberlo y explotarlo a su conveniencia.