La hermana de mi amigo me ofreció su culo

922
Compartir
Copiar enlace

Después de este día ir a casa de mi amigo y esperarlo se ha convertido en una auténtica gozada, ya ves. Aquella tarde mi colega no estaba, ni tampoco sus padres, y su hermana me invitó a esperarlo en su dormitorio, para entretenerme. Pero no imaginaba que su idea de entretenimiento iba a incluir una lenta seducción, que empezó levatándose la falda y mostrándome sus braguitas. Quería guerra, estaba claro, y era de la que incluía sexo; me dio un poco de reparo, porque la conocía de hace años y me parecía feo tirarme a esta jovencita. Pero qué coño, la chica estaba caliente como una perra, y quería sexo anal, encima. ¿Cómo iba a resistirme a esto?