La polla del paciente sodomiza a la sexy enfermera

555
Share
Copy the link

Una vez que acabe su turno, esta enfermera tetona podrá decir sin ningún género de dudas que el aparato genital de este paciente funciona a la perfección; y su culo dilatado será la prueba de ello. Claro que no va a ir enseñando su ojete enrojecido a todo el mundo para corroborarlo, se conforma con saberlo ella misma, y quizá aprovechar si el paciente se queda otra noche en el hospital. La verdad que no imaginaba que su ronda iba a terminar con una follada anal, y menos con esa pasión y esa fuerza. Puede que le cueste sentarse en todo el día, pero estará deseando volver a ver a este tío, que no parece tener ningún problema para tener la polla empalmada.