Partido de basket caliente con su vecina tetona

142

Dicen que hace unos años esta mujer había sido una estupenda jugadora de baloncesto, y que lo había dejado al casarse. Ahora, divorciada, ha tomado la costumbre de jugar al basket con su vecino, es como una tradición de cada mañana. Pero el tío, aunque admira sus dotes para el deportes, lo que de verdad quiere es pasar tiempo con ella, y tener la oportunidad de follarla. Joder, lo tiene alucinado con esas tetas grandes, ahora entiende que tuviera que dejar el deporte profesional con ese peso extra. Y ahora que tiene un vínculo con ella, entrará en su casa, le quitará la ropa, y disfrutará de su coño caliente.