Pidió una pizza pero se comió su polla

229
Compartir
Copiar enlace

No tenía dinero para pagarle, eso decía. Pero se le ocurrió una buena idea a esta zorra, y es que con ese cuerpo no necesitaba dinero. Comenzó a restregar su culo en el paquete del chico, el cual no pudo contenerse mucho. Se dejó hacer, así que ella le sacó la polla y empezó a comérsela. Con ese cuerpo tan perfecto que tenía la zorra no hay hombre que pueda resistirse. Así que en cuanto la tía se desnudó no tardó mucho en penetrarla y follársela.