Recibe la visita de su sugar daddy para pagar el alquiler

122

Al principio, la relación de esta sugar baby con su protector era justamente lo que se esperaba que fuera: él le ponía piso y la mantenía, y ella lo esperaba ansiosa para tener sexo salvaje. Era un trato que convenía a los dos, pero de un tiempo a esta parte, él parece haber perdido el interés; y la chica de 19 estaba empezando a comportarse como una puta. Como llevaba varios días sin ir y ella necesitaba pagar el alquiler, tuvo que llamarle para que acudiera a verla. Así, al follar con él a cambio de dinero, se sentía una prostituta, y eso no le gustaba nada. Aún así, tenía que reconocer que el hombre maduro la follaba de miedo; quizá tener sexo por dinero no fuera tan malo al final…