Terapista se come el pollón negro de su paciente

9
Share
Copy the link

Un hombre sufre de depresión porque todas las mujeres lo miran como un objeto sexual, como vivimos en un mundo donde los hombres no pueden tener sentimientos y no deben llorar, entonces le toca sufrir en silencia mientras llora bajo la ducha. Pero consigue una terapista muy recomendada que parece que lo puede ayudar, solo que en la primera sesión, le pide que saque su pollón negro para ella entender bien el problema. Se lo come y luego se lo mete dentro del coño. No sé cómo puede ayudar eso a su paciente pero se supone que ella es la profesión y ella es la que sabe.