Ostia, pero qué cortita va siempre la nueva secretaria

152

Solo lleva unas semanas en la empresa, pero esta rubia xxx ya tiene revolucionada a toda la población masculina. Todos los tíos envidian al jefe, pues es su secretaria personal, y es quien pasa más tiempo con ella. Y el tipo pasa todo el tiempo en un estado de excitación permanente, con la polla dura por horas. Las minifaldas de la sexy asistente son cada día más cortas, y a poco que se agache ya está enseñando las bragas. Para colmo, esa ropa interior suele estar mojada, porque la ha visto masturbarse a la hora del café, la muy guarra. No puede más, piensa mientras ve a la puta inclinarse sobre la impresora; la va a joder sobre su mesa, y ni siquiera le dará un plus por Navidad.