Conociendo a fondo a su nueva hermanastra

263

La idea de tener una nueva hermana con 19 años cuando yo ya tenía más de 20 no me hacía gracia, la verdad. Pero mi madre me presionó para que conociera a la hija de su nuevo marido, y tuviera un encuentro con ella. Así que la invitó a casa y nos quedamos charlando en el salón, era una linda chica, eso lo admito. Entonces empezamos a hablar, y en un momento dado, la charla derivó al sexo xxx; ¿qué se podía esperar, con dos jóvenes de sangre caliente? Ella me contó sus gustos sexuales, y que le parecía que no ligaba mucho porque tenía tetas pequeñas. Incluso me las enseñó, y yo las encontré perfecta, más bien se rodeaba de gilipollas que no sabían apreciar dos buenas mamas. Pero yo sí que supe, así que al final nos conocimos íntimamente; tanto, que acabé corriéndome en sus tetas perfectas.