Su cuñado está de visita y no dejan de follar

277

A veces la tentación llama a tu puerta, e incluso se queda unos días en casa sin que puedas hacer nada más que ceder a ella. No es un acertijo ni nada de eso, la situación está clara: su marido invitó a su hermano a pasar las navidades con él y su nueva esposa. Lo hizo con la mejor intención, y bien contento que está; claro que no sabía que eso iba a abrir la puerta a la infidelidad para la zorra de su mujer. Que nunca había pensado en ponerle los cuernos al esposo, ojo; pero si le ponen a un maromo cachas a huevo, que no deja de provocarla, ¿qué se puede esperar? Y el cerdo del cuñado, totalmente centrado en que la tetona morena se abra de piernas para él, sin pensar en el cornudo de su hermano…