Un dedo en el culo y le entraron ganas de una follada anal

189
Compartir
Copiar enlace

La jovencita asiática es una típica zorrita que adora mirarse al espejo mientras saca fotos de su cuerpo. Calentar a los hombres es algo que la pone de buen humor y siempre está lista para tener sexo. Por eso cuando su novio la sorprendió haciéndose unos selfie, ella lo primero que pensó fue que era buena idea hacer que manoseara su raja, pero cuando le mete un dedo en el culo, rápido le entraron ganas de una follada anal. Así que se lanzó sobre la polla del chico a chupársela para que estuviera bien dura y poder metérsela hasta el fondo del ojete como quería.