Mi asistente se encargará de tenernos entretenidos

217

De seguro el sueldo de esta secretaria asiática no es lo bastante alto para todo lo que su jefe le exige en el trabajo. La última ha sido el usarla para animar a su nuevo socio tras la reunión que han mantenido; y eso no debería ser malo, si no fuera porque la ha convertido en una puta barata. Con todo el descaro se la ha ofrecido a su socio, y no como secretaria, sino como amante. Así, la mujer tailandesa ha acabado chupandole la polla a este ejecutivo, que la verdad ha quedado encantado. Pero lo bueno vino después, cuando su jefe volvió a entrar en acción, y acabaron follando en un trío interracial.