Visita al ginecólogo para una revisión sexual

1196
Compartir
Copiar enlace

Uno podría pensar que las mujeres maduras estuvieran deseosas de visitar a un ginecólogo si es joven, guapo y ligero de manos; lo que menos se imagina es que este viejo fondón sea el preferido de sus pacientes. Pero así es, este doctor tiene una larga lista de espera, y todas las señoras esperan pacientemente su turno. Y acompañando a esta madurita tetona, uno se da cuenta del porqué de su éxito, a saber: una mano fina y delicada, y un set impresionante de juguetes sexuales. El buen doctor no solo se preocupa de revisar el estado de sus coños, sino también de comprobar su funcionamiento; y está seguro que una masturbación anal y vaginal y una par de orgasmos le dan mucha información.